Print

4 son las preguntas que debes hacerte cuando tu tienda no está funcionando. En nuestro artículo de hoy te las traemos todas para que puedas dar un giro de 360º a tu negocio online y sepas qué hacer cuando las conversiones fallan. ¿Te animas? 

Imagínate en esta situación: has gastado montones de miles de euros en mejorar tu ecommerce, en posicionarla, darle difusión en tus redes sociales, enchufarle una o varias campañas de adwords, etc. Y aún así no vendes. ¿Qué está pasando? ¿Tu web no sirve? ¿Has tirado el dinero?

¡Nada de eso! Seguramente lo que estés experimentando es un problema de persuasión y credibilidad; dos pilares fundamentales de la conversión web que, en la mayoría de ocasiones, no se trabajan lo suficiente.

Llegados a este punto siempre es conveniente replantearse la situación y poner en “on” el modo autocrítica. Solo de esta forma podremos llegar a ver las cosas con perspectiva y detectar realmente las carencias de nuestra web.

Como hemos dicho, los principales fallos que están produciendo esos problemas tienen que ver con el grado de persuasión y credibilidad de nuestra web. Y en ese sentido las preguntas que debemos formularnos son las siguientes:

 

1. ¿Tiene mi web una sola acción posible?

Uno de los principales errores que cometemos en las ecommerce es querer que los usuarios que llegan a nuestra web nos compren, se suscriban a nuestro boletín, nos dejen un comentario, nos envíen un presupuesto, nos canten una canción de amor y, si es posible, nos inviten a cenar.

¡No amigos! La cosa no funciona así.

Los usuarios solo pueden acceder, si es que acceden, a realizar una sola acción. Es lo menos intrusivo que ellos perciben y, por esta razón, lo más efectivo que podemos plantear.

“Entra en mi web y haz esto”

Una única cosa, solo un objetivo, solo una idea. ¡Una sola acción!

¿Cumple tu web con esta premisa? Si no es así, ya sabes. ¡A corregir!

una-accion-por-cada-pagina

2. ¿Consigue mi página atraer al usuario hacia esa acción?

Vale, ya tenemos claro qué queremos que nuestro usuario haga al llegar a nuestra página (una única acción). Ahora la pregunta es simple. ¿Es capaz nuestra página de conseguir que dicho usuario haga esa única cosa que queremos que haga?

Si tu respuesta es sí. Bájate de las nubes y sigue leyendo.

Ninguna página es perfecta en lo que a persuasión se refiere. Los usuarios no son monitos de feria. Saben qué es lo que quieren y saben muy bien qué es lo que están dispuestos a dar a cambio.

Imagina que lo que queremos es que nuestro usuario se suscriba a nuestro boletín.

Bien, las grandes mentes del comercio online te dirían: “Añade una indicación que llame a la acción para que el usuario se suscriba” Así que tú, en un ataque de creatividad y lucidez, ideas algo como esto:

boton suscripcion

¡Bravo maestro! Vas a tener tantos suscriptores en tu lista, que tus servidores van a petar. (¿Se ha detectado la ironía, no? jejeej)

Regla de Oro: Dar para recibir

Si no das, no recibes. Esto es así en todas las situaciones del mundo (sí, en las más subiditas de tono también, jejeje). Y en el mundo de las ecommerces también ocurre lo mismo.

Si NO ofreces algo interesante y de valor para que tus usuarios se suscriban a tu newsletter no te vas a comer ni un colín.

Prueba con algo como esto:

newsletter

Aquí se está ofreciéndo al visitante algo más, una oferta de valor que además está personalizada porque el equipo de esta página nos está diciendo que, como expertos en vacaciones, nos van a revelar sus propios destinos de vacaciones.

Esto funciona generalmente muy bien. Ofrecer algo propio y darlo de forma gratuita a los usuarios es como revelarles tu secreto mejor guardado. “Te contamos nuestro truco para…” “La herramienta que más nos gusta…” “Nuestra fórmula para…” etc.

3. ¿Qué elementos de mi página podría cargarme sin que pasara nada?

Deja que yo responda a esta pregunta: ¡Muchos! ¡Muchos! ¡Muchos!

Si hemos quedado de acuerdo en que nuestra página solo tiene que tener una única acción, un único objetivo. No tiene sentido que ahora tengamos millones de elementos que distraigan a nuestros usuarios de ese objetivo.

¿Enserio alguien cree que puede vender con esta web?

prueba_webconversion

No hay nada claro, no hay nada entendible. ¡Es una web totalemnte caótica! Yo creo que ni siquiera los propietarios de la web saben qué venden y cómo ofrecerlo.

Nosotros no tenemos que caer nunca en esta situación. Tenemos que optar por un diseño web estructurado y óptimo para la venta. Algo más parecido a lo que uno de los grandes nos presenta:

ipad

 

4. ¿Es creíble mi página?

Aquí todos vosotros pensaréis. “¡Claro que sí! Mi web es totalmente creíble, como mi negocio” Pues no amigos. La credibilidad de tu web sólo se puede medir desde la perspectiva de quien no la conoce. Es decir, desde la perspectiva de tus clientes.

Partiendo de este dato, lo que debemos es intentar dar ese toque de confianza a nuestros visitantes. ¿Que cómo se hace eso?

Fíjate en nuestra siguiente imagen:

sellos-de-confianza

 

 

¿Qué es lo que nos da esa seguridad a la hora de comprarla? ¡Efectivamente! Los sellos que vemos debajo del botón de “Comprar este producto” y además, las 5 opiniones que los clientes dan de este artículo.

Alguno puede pensar ¿Pero estos iconitos realmente funcionan?

Yo os lo diré: Sí, funcionan. Y además, convierten, que es lo importante. Los usuarios los buscan para tener clara su opción de compra y asegurarse de que su adquisición es acertada.

Así que, si todavía no cuentas con estos elementos en tu ecommerce más vale que empieces a darle caña al asunto.

 

Y colorín, colorado, este post se ha acabado.

 

pd. Antes de despedirnos…. una reflexion. Web Conversion Master se caracteriza por tener unos lectores muuuuuuuy vergonzosos que no nos dejan casi nunca comentarios (con excepciones) pero que, después, nos contactan por correo para preguntarnos dudas y hacernos sugerencias muy útiles. Así que, aquello que estés pensando al acabar de leer este post, publícalo en nuestra zona de coments. Seguro que otros muchos de nuestros lectores comparten tu opinión. ¡Anímate!