9-experiencias-de-usuario-que-repelen-las-visitas

Como dueño de un negocio ¿Qué podría ser peor que perder un visitante de tu web por una molestia que estaba en tu mano ahorrarle? Ya existen otras muchas razones por las que puedes perder una venta y que no puedes controlar. Pero ¿qué pasa con las razones que sí puedes controlar? Lo ideal es tener una web limpia y funcional que se centre en los elementos que realmente importan a la hora de convertir.

En este artículo vamos a compartir contigo algunas de esas razones por las que un usuario sale huyendo de tu web y que, afortunadamente,  sí podemos controlar .

1- Anuncios a toda página

Seguro que más de una vez te has encontrado en medio de una web en la que no se veía el contenido por ningún lado y tenías que esquivar los anuncios para encontrar la información que estabas buscando. Es razonable que el objetivo de tu web sea que los visitantes pinchen en los anuncios, pero no a costa de arruinarles la experiencia de navegación.

Opta por usar integraciones que no interrumpan ni frustren al usuario. Si tu web es un comercio online evita insertar publicidad de otras plataformas como Adsense ya que estarás distrayendo a tus usuarios de tu verdadero objetivo que es vender más.

2- Fotos de stock

Seguro que hay una foto de una chica sonriente con cascos inalámbricos que has visto miles de veces en las secciones de contacto de multitud de webs. Y seguramente, en alguna ocasión has pensado “esa foto del grupito de tíos trajeados dándose la mano, es la misma que tengo yo en la sección de servicios de mi página”. Pues sí, las fotos de stock pueden ser un peligro si no se usan con cuidado. Podemos estar transmitiendo una sensación contraria a la que buscamos debido a la falta de confianza que suscitan algunas de ellas. No podemos usar fotos que no digan nada de nuestro negocio o producto.

Procura emplear fotos en las que aparezcan los usuarios de tus productos o servicios, interactuando con ellos. Apple es un magnífico ejemplo de cómo emplear sabiamente fotos en sus páginas de producto.

3- Una navegación complicada

Hay diseños que pueden resultarnos muy llamativos y originales pero que, a la hora de la verdad, resultan complicados para la mayoría de los usuarios. Ajusta tus opciones de navegación al mínimo y preséntalo todo de forma clara y sencilla. Los sitios se tienen que adaptar al usuario y no al revés.

Identifica cuáles son tus páginas más visitadas e intenta optimizarlas al máximo y hacerlas accesibles desde cualquier sitio de tu web. Puedes usar Google Analytics para identificar estas páginas o encuestar a tus visitantes.

4- Un sitio lento

No es lo mismo encontrar la página que estabas buscando en 10 segundos que en 15. A la hora de convertir visitas, cada segundo cuenta. Está demostrado que los usuarios son más fieles a los sitios en los que pueden navegar rápidamente y que en los que se puede incrementar el cierre de ventas hasta en un 60%.

Usa herramientas gratuitas como Page Speed de Google para saber si tu sitio da la talla en cuanto a velocidad.

Puedes contactar con tu empresa de hosting para ver qué aspectos se pueden mejorar.

5- Vídeos que se reproducen automáticamente

Seguro que recuerdas alguna ocasión en la que has aterrizado en una web en la que, nada más llegar, empieza a sonar una música o una voz estridente; y te has vuelto loco buscando el botón del mute para silenciarla. Ante situaciones como esta, lo normal es que los usuarios salgan huyendo despavoridos del sitio y no regresen. Al usuario no le gusta que invadan sus altavoces con algo que no haya solicitado él previamente.

Es fantástico contar con vídeos en tu web que ayuden a los usuarios a entender mejor tus productos o servicios, pero deja que sean ellos los que tomen el control y decidan cuándo lo quieren ver.

unlimitedfree

6- Pop-Ups

¿Aún sigues pensando que los pop-ups te pueden ayudar a vender más o a conseguir algún tipo de conversión? Todo lo contrario, los bloqueadores de anuncios existen por una razón, a los usuarios no les gusta en absoluto que les interrumpan la experiencia de navegación por muy relevante que consideres tu anuncio. Lo más probable es que te identifiquen como un sitio de spam y abandonen tu web con mal sabor de boca.

En vez de pop-ups, usa tus barras laterales para insertar propuestas de valor. Los usuarios las van a ver igualmente y si las consideran útiles acabaran haciendo el tan ansiado click de manera voluntaria y con mayores probabilidades de éxito.

7- Lo que promocionas en tus anuncios no se corresponde con tu web

Tu anuncio en Google Adwords dice que tienes descuentos del 50% pero cuando el usuario hace click y aterriza en tu web no puede encontrar esa oferta por ningún lado. Abandono seguro.

Procura que los copys (frases promocionales o vendedoras) de tus anuncios se correspondan exactamente con el contenido de tus páginas de aterrizaje. Esto es lo que espera encontrar el usuario cuando te visita y por tanto incrementa las probabilidades de que acabe realizando una conversión.

sellyouripad

8- No está claro a qué te dedicas

Seguramente conoces al dedillo todos los entresijos de tu empresa, tus productos y servicios, pero eso no significa que el usuario también los conozca. La primera impresión es la que cuenta y si el visitante no se hace una idea clara de a lo que te dedicas en los primeros segundos, seguro que acaba abandonando tu página.

Para evitar esto, intenta condensar en una o dos líneas qué es lo que haces y cuál es tu propuesta de valor. Procura que este titular o pequeño texto sea lo más claro y legible posible y que se encuentre en la parte superior de la web.

newuser

9- Formularios largos

Cuando alguien llega a uno de tus formularios es que está realmente interesado en lo que ofreces en tu web. No permitas que un formulario largo, feo y complicado le arruine la experiencia al usuario en este paso tan decisivo.

Calcula con precisión cuales son los campos realmente imprescindibles para que puedas poner en marcha tu embudo. La mayoría de formularios piden más información de la que necesitan y espantan a los usuarios interesados.

connectwithfacebook

En general, completar un formulario no debería llevar más de 20 segundos. Intenta ponerlo lo más fácil posible. Por ejemplo, para qué pedir un nombre de usuario si basta con el email para identificarse.

Usa recursos como Facebook Connect para permitir a los usuarios registrarse desde sus perfiles sociales.

¿Tienes algún consejo para evitar esas prácticas que hacen perder usuarios ? ¡Déjanos tu comentario!