El arte de las tablas con planes de precios

Cualquier aplicación SaaS (Software as a Service) cuenta con un embudo de conversión que suele empezar con una landing page (página de aterrizaje), una demo, una página con planes de precios y el ansiado proceso de registro o formulario. Si tuvieras un concesionario con un escaparate de coches ¿colocarías perros rabiosos rodeando los vehículos con música escandalosa de fondo? La realidad es que muchos de los diseños de páginas de aterrizaje que vemos hoy en día presentan un escenario similar al que os hemos descrito. En nuestro caso, esas páginas son nuestro escaparate. Por lo tanto, debemos hacerlas brillar.

La mayoría de las aplicaciones SaaS como  DropBox o Hootsuite, contienen links en todas sus páginas apuntando hacia la sección “Planes de precios” ya que aquí es donde empieza su embudo de conversión. Por lo tanto, la elección de las palabras y los colores que se utilicen para destacar dicha sección pueden marcar la diferencia entre un usuario que decide probar nuestro servicio y otro que pasa de largo. Los mejores interfaces de usuario enfatizan en los elementos adecuados y los optimizan en la pantalla para guiar al visitante hacia su objetivo: que contraten sus servicios.

Después de haber analizado varias de estas landing pages hemos podido establecer las mejores prácticas para crear un entorno positivo que anime al usuario a sentirse identificado con nuestro servicio, y lo adquiera:

  • Evitar las jergas demasiado técnicas o específicas sin dejar de demostrar a nuestros usuarios que sabemos perfectamente de lo que hablamos.

  • A la hora de describir los distintos planes, considerar los diferentes segmentos de usuarios a los que nos dirigimos. Debe quedar claro qué solución concreta aporta nuestro servicio para cada problema.

  • Utilizar un lenguaje con el que transmitamos al usuario la confianza de que ya hemos hecho el mismo proceso muchas veces y que hemos ayudado a más gente como ellos antes.

 

box

Vamos a tomar como ejemplo el caso de BOX, una empresa que ofrece servicios de alojamiento de archivos en la nube y que es competencia directa de Dropbox.

Comenzando por el propio menú de navegación superior, Box ya deja claro desde el principio cuales son sus 3 públicos objetivos. Resalta en negrita las palabras “Personal”, “Negocio” y “Empresa” dejando en un segundo plano la palabra “Para”. De este modo, los bloques quedan mucho mejor  y se atrae la atención sobre los elementos que realmente interesan.

En el cuerpo principal de la página podemos distinguir claramente 3 planes de negocio donde las palabras tienen un protagonismo absoluto. Aunque a algunas personas pueda parecerles lo mismo “Negocio” y “Empresa”, la realidad es que, para algunos de los clientes de Box, existe una ligera diferencia. La palabra “Empresa” representa un negocio grande; por lo tanto, con esta sutil distinción, Box es capaz de sintonizar exactamente con el usuario que conoce dicha diferencia.

Hay que buscar siempre un lenguaje que sintonice con nuestros usuarios para que se sientan cómodos en nuestra página y sientan la confianza suficiente para dar el primer paso hacia nuestro embudo de conversión.

Pero, donde realmente se ve el astuto uso del lenguaje por parte de Box, es en la descripción de sus distintos planes de precios. Con dicha descripción, el equipo de Box es capaz de identificar las necesidades de cada usuario concreto y mostrarle cual es la solución que se propone para él, así como los beneficios que va a obtener usando su servicio. Mientras que un usuario personal puede conformarse con el beneficio de “acceder a sus archivos desde cualquier lugar”, para un usuario avanzado, la “gestión de contenidos escalable y personalizable”, puede marcar la diferencia.

Para continuar con nuestra valoración, vamos a centrarnos en los botones con las llamadas a la acción, todas ellas personalizadas y con un lenguaje cercano y claro. Una vez más queda clara la distinción entre los tres tipos de público objetivo; de un concreto “Registrarse Ahora” que busca una conversión inmediata, hasta el conciliador “Contactar” que busca solucionar todas las dudas del usuario experto que necesita una comunicación extra antes de decidirse a contratar.

Para finalizar aquí os dejamos las 3 claves para mejorar nuestro porcentaje de conversión:

  • Dale un nombre significativo a cada uno de tus planes de negocio de manera que, solo por su denominación, un usuario sepa si es el adecuado para él o no.

  • Evita ocultar o no presentar claramente las diferencias entre cada plan. Esto puede frustar a un usuario. Identifica con precisión qué funciones clave diferencian la opción A de la B.

  • Una vez que un usuario ha decidido cual es el mejor plan para él, el siguiente paso que queremos que dé (hacer click en un botón) debe estar muy claro y personalizado para cada opción junto al nombre que la identifica.

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a mejorar tus páginas de aterrizaje y te permitan convertir a tus usuarios de visitantes a clientes.