ejemplo-proceso-de-compra-online

Hoy en Web Conversion Master te contamos¬†el misterioso y sorprendente caso de la camiseta que no se pod√≠a comprar. ¬ŅQuieres conocerlo? Pues sigue leyendo y descubre los misterios m√°s misteriosos del mundo ecommerce.

Todo comenzó una sorprendentemente calurosa tarde de octubre en la que los chicos de Lola Camisetas decidieron promocionar uno de sus nuevos productos.

Una camiseta original, transgresora y desenfadada, ¬†con el mensaje: ‚ÄúKeep Calm and Kill Zombies‚ÄĚ. ‚Äú¬ŅQui√©n no va a querer esta prenda?‚ÄĚ- Pens√≥ el equipo-.

Así que lanzaron la promo de esta nueva prenda con una creatividad especial que colocaron en lo alto de su página web. Un slider llamativo, con una llamada a la acción más o menos destacada y un botón colorado para hacer efectiva esa CTA. Aquí podéis verlo.

1

 

Esta imagen daba la bienvenida a los usuarios que entraban a la p√°gina de Lola Camisetas.

Siendo el primer slide de nuestro carrusel y haciendo promoción de un producto nuevo, era lógico que los usuarios quisieran interactuar e hicieran click.

Y aquí es donde aparece nuestro protagonista, Lucas. Sin saber que se estaba metiendo en un funnel sin salida, este intrépido usuario hizo click en el slider y de pronto llegó a esta otra página.

 

2

Una ficha del producto al uso y muy correcta, con su imagen destacada, su titular, su descripción (más o menos molona) su botón de comprar, su precio (sin IVA, ejem)…

Lucas era un entendido en esto de las compras online y realizando una rápida comparación mental con el resto de fichas de producto que había visto, concluyó en que efectivamente esa era una ficha de producto legítima.

En su trayectoria como user se había encontrado de todo, fichas sin imágenes, sin descripción, sin título de producto, y en ocasiones,  incluso hasta sin producto.  Pero esta ficha le inspiraba confianza y por eso se decidió a comprar.

Y cuando uno quiere comprar online lo primero que hace es buscar el bot√≥n, instrucci√≥n o mensaje que le permita satisfacer su deseo. En nuestro caso Lucas hizo click sobre el apetitoso bot√≥n rojo de ‚ÄúComprar‚ÄĚ.

 

2.1

 

Lucas hab√≠a visto tantas y tantas ecommerce con botones confusos‚Ķ¬† El famoso ‚ÄúSeguir comprando‚ÄĚ de Prestashop que ir√≥nicamente no te deja seguir comprando, sino que te devuelve al punto del que ven√≠as‚Ķ Pero en f√≠n, esa es otra historia‚Ķ

En nuestro caso, el bot√≥n era correcto. Sin embargo, al pulsarlo‚Ķ ‚ÄúNada‚ÄĚ

‚Äú¬°Eh! ¬ŅQu√© pasa? ¬ŅNo funciona?‚ÄĚ- pens√≥ Lucas- ‚ÄúPero si le he dado bien. A ver, otra vez‚ÄĚ

Cuando un usuario como Lucas o como cualquier otro, realiza una acción en una página web, espera lógicamente que dicha acción desencadene algo nuevo, es decir, que provoque alguna reacción.

Pero en este caso, Lucas pulsaba ¬†sobre ‚Äúcomprar‚ÄĚ y lo √ļnico que ve√≠a una y otra vez era la misma p√°gina.

…O lo que él creía que era la misma página.

En realidad, algo s√≠ hab√≠a cambiado tras su clik. Un peque√Īo mensaje de error hab√≠a hecho su aparici√≥n en la p√°gina sin que Lucas fuera consciente de ello. Pero como ten√≠a prisa por comprar la camiseta (llegaba tarde a su clase de ingl√©s), no lo vio.

¬ŅEres capaz de advertirlo t√ļ? Observa:

 

3

¬ŅUna ayudita?

 

 

4

¬°Exacto! Ah√≠ tienes el mensaje: ‚ÄúLa talla es necesaria‚ÄĚ.

Tras unos instantes Lucas tambi√©n pudo advertir este mensaje. ‚Äú¬°Maldita sea! Llego tarde. A ver‚Ķ ¬†la talla.‚ÄĚ Y aunque, a bote pronto, no vio ninguna referencia a la selecci√≥n de la talla en la ficha de producto, la experiencia de usuario que Lucas hab√≠a ido acumulando con el tiempo le dijo que cosas como la selecci√≥n de la talla, el color, la cantidad de los productos normalmente se eligen desde las opciones que hay debajo de la descrip‚Ķ ¬°Click!

Efectivamente, debajo de la descripci√≥n Lucas encontr√≥ una opci√≥n que dec√≠a ‚ÄúC√≥mo lo quieres:‚ÄĚ y permit√≠a la posibilidad de elegir el tipo de producto que se iba adquirir. No era la opci√≥n de la talla que el mensaje advert√≠a, sin embargo Lucas hizo click sin ni siquiera pararse a leer, ten√≠a prisa.

2.2

Despu√©s de hacer click en el peque√Īo radio check inicial, se despleg√≥ una nueva opci√≥n en la que, ahora s√≠, Lucas deb√≠a seleccionar la talla de su camiseta. Y a continuaci√≥n otra opci√≥n que le permit√≠a seleccionar la cantidad.

Ya estaba todo listo. Ahora a compr‚Ķ. ‚Äú¬°Ehhhhh! ¬ŅQu√© pasa? ¬°No puedo comprar!‚ÄĚ

Tras este primer recorrido del proceso de compra nuestro protagonista se encuentra con la siguiente situación. Observa:

5

‚Äú¬°Maldito Pluggin! ¬°D√©jame comprar!‚ÄĚ pens√≥ Lucas.

En su creciente frustración, nuestro user intentó recargar la página, volvió a repetir el proceso de compra (incluso sabiendo que llegaba tarde a su clase) y finalmente cerró el navegador y se fue.

Al d√≠a siguiente visit√≥ otra tienda de camisetas online y adquiri√≥ una nueva prenda. No era tan chula como la primera, pero los gastos de env√≠o eran gratis as√≠ que‚Ķ ¬ŅQu√© demonios? ¬°Camiseta nueva!

Y así amigos es como se pierde una venta en Internet.

¬ŅCu√°l es la moraleja de esta historia?

Que un Proceso de Compra¬†NO PUEDE FALLAR, porque si falla, los muy … ¬†se compran la camiseta en otra tienda.

Por lo tanto, tenemos que probar, probar, probar, probar y probar todo lo relacionado con nuestro negocio online. Llevar a cabo experimentos, análisis, testeos… realizar pedidos con nuestro propio proceso de compra o lo que es más sencillo, ponernos en la piel del usuario y empezar a interactuar con nuestra página para así poder detectar cualquier mínimo error. Evidentemente todos nos podemos equivocar pero lo importante es llevar a cabo ese seguimiento para detectar y solucionar cuanto antes los imprevistos.

En el caso de Lola camisetas la solución para que Lucas pudiese comprarse su querida camiseta pasaba por: desactivar el pluggin social que habían insertado o, todavía más fácil, acortar la descripción de producto.  Observa:

6       7

 

En la actualidad, la solución por la que han optado los chicos de Lola ha sido desactivar el pluggin social, y así lo podéis ver si entráis en su página web. La resolución del problema se efectuó de forma bastante rápida por lo que debemos dar un +1 al equipo.

lola-ahora

 

De todas formas, tambi√©n tenemos que decir que si se hubiese¬†realizado una peque√Īa prueba¬†en el momento del lanzamiento del producto, quiz√° mi amigo ¬†Lucas¬†podr√≠a haber lucido su ‚ÄúKeep Calm and Kill Zombies‚ÄĚ

 

Ahora ya sabes lo que te puede costar no llevar un seguimiento continuo de tu web. Así que apréndete la lección y comienza a aplicarla a tu propia ecommerce.

Nosotros desde aquí seguiremos buscando más historias como esta.

Si te ha gustado, comparte. Si no, comenta. Sea como sea ¬°Interact√ļa! que para eso se qued√≥ nuestro prota sin camiseta.

 

 

photo credit: bionicteaching via photopin cc